Arranque de los arboles que no respetan las distancias debidas

Arranque de los arboles que no respetan las distancias debidas

Continuar Leyendo

Arranque de los arboles que no respetan las distancias debidas

Continuar Leyendo

Arranque de los arboles que no respetan las distancias debidas Arranque de los arboles que no respetan las distancias debidas Arranque de los arboles que no respetan las distancias debidas Arranque de los arboles que no respetan las distancias debidas

Continuar Leyendo

Arranque de los arboles que no respetan las distancias debidas

Continuar Leyendo

Arranque de los arboles que no respetan las distancias debidas Arranque de los arboles que no respetan las distancias debidas

Continuar Leyendo

Arranque de los arboles que no respetan las distancias debidas

Continuar Leyendo

Continuar Leyendo

Continuar Leyendo

Continuar Leyendo

Por Redacción Law&Trends el 12/09/2022

SE PUEDE SOLICITAR LA TALA O TRASPLANTE DE ARBOLES PLANTADOS A MENOS DE DOS METROS DE LA LINEA DIVISORIA DE HEREDADES

A) La sentencia de la Sala 1ª de lo Civil del Tribunal Supremo, de 21 de octubre de 2015, nº 567/2015, rec.

1843/2013, confirma
la existencia de daños y perjuicios, debido a la existencia de plantaciones a
menor distancia de la debida de la línea divisoria de las fincas de ambas
comunidades, por lo que se ha de proceder a su tala o trasplante.

Se trata de
proteger a los propietarios en las relaciones de vecindad, las cuales imponen
obligaciones recíprocas a cada uno de ellos.

  • B) El artículo 591 del Código Civil establece que: “No se podrá plantar
    árboles cerca de una heredad ajena sino a la distancia autorizada por las
    ordenanzas o la costumbre del lugar, y en su defecto, a la de dos metros de la
    línea divisoria de las heredades si la plantación se hace de árboles altos, y a
    la de 50 centímetros si la plantación es de arbustos o árboles bajos.
  • Todo propietario
    tiene derecho a pedir que se arranquen los árboles que en adelante se plantaren
    a menor distancia de su heredad”.
  • Y el artículo 592 del
    Código Civil
    establece que: “Si las ramas de
    algunos árboles se extendieren sobre una heredad, jardines o patios vecinos,
    tendrá el dueño de éstos derecho a reclamar que se corten en cuanto se
    extiendan sobre su propiedad, y si fueren las raíces de los árboles vecinos las
    que se extendiesen en suelo de otro, el dueño del suelo en que se introduzcan
    podrá cortarlas por sí mismo dentro de su heredad”.

B) RELACIONES DE VECINDAD  Y NO SERVIDUMBRE LEGAL: El
artículo 388 del Código Civil dice: “Todo propietario podrá cerrar o
cercar su heredades por medio de paredes, zanjas, setos vivos o muertos, o de
cualquier otro modo, sin perjuicio de las servidumbre constituidas sobre las
mismas.”.

Como se dice en la SAP Madrid de 16 de marzo de 2006: “El
sentido que debe darse a la aplicación del artículo 591 no es una cuestión
pacífica, pues aunque se encuentra ubicado en el Título VII del Código Civil que
regula las servidumbres, hay un sector de la doctrina que entiende que nos
hallamos ante meras relaciones de vecindad.

Por ello la sentencia
de la Audiencia Provincial de Granada, Sección 5ª, de 11 de julio de 2014, nº
281/2014, rec.

118/2014, en un caso similar declaraba que: “De
todo ello se deduce que los anteriores propietarios de la finca a los ahora
demandantes, les han consentido la permanencia de los árboles en la finca
colindante sin haberse opuesto a ello durante más de 30 años.

Es por ello que
entiende la Sala que, en el presente caso, a la vista de las circunstancias
expuestas, nos encontramos más ante unas relaciones de vecindad que de
servidumbre, relaciones de vecindad que se basan en un consentimiento de más de
30 años, por lo que entendemos que por los demandados, en virtud del artículo
1959 del Código Civil se ha adquirido por usucapión extraordinaria el
derecho a que permanezcan los árboles en la finca y el lugar donde se
encuentran, por cuanto no hubo nunca queja respecto del lugar en el que se
hallaban.

En efecto, como enseña
la Sentencia de la AP Madrid de 16.3.

2006, dispone el artículo 592 del Código
Civil que “si las ramas de algunos árboles se extendieren sobre una
heredad, jardines o patios vecinos, tendrá el dueño de éstos derecho a reclamar
que se corten en cuanto se extiendan sobre su propiedad, y si fueren las raíces
de los árboles vecinos las que se extendiesen en el suelo del otro, el dueño
del suelo en que se introduzcan podrá cortarlas por sí mismo dentro de su
heredad”, habiendo señalado la doctrina que es criterio que debe
comprenderse tanto los árboles bajos o arbustos o árboles altos que por
tolerancia estuviesen plantados a distancia menor de la expresada en el
artículo anterior, como todos los que estuvieren plantados a la distancia legal
o mayor distancia. En atención a la normativa expuesta, entendemos que los
demandantes en el presente caso están siendo propietarios perturbados por las
ramas de los árboles de la finca colindante en virtud de la longitud de las
ramas.

En un supuesto
similar, la Sentencia de  la AP Cantabria
de 22 de junio de 2006,
pone de relieve, que aunque los cinco artículos que
conforman la Sección 7ª Del Capítulo II del Título VII del Libro II aparezcan
como servidumbres legales, la doctrina científica acepta que en realidad se
trata de meras restricciones del derecho de propiedad derivadas de las
relaciones de vecindad entre fundos, guiados por el principio Jurisprudencial
reconocido de que la propiedad no puede llegar más allá de lo que el respeto al
vecino determina. Enlazando con ello, la limitación contenida en el artículo
591, de marcado carácter agrario y rústico, aunque hoy resulte también de
aplicación al ámbito urbano y de las urbanizaciones privadas, se fundamenta en
un doble motivo, referido el primero a evitar que las raíces no se aprovechen
del suelo ajeno y, el segundo, a impedir que las ramas priven al fundo vecino
de aire y luz.  Pensando en ello la norma
establece una serie de fuentes en materia de distancias, siendo su razón de ser
la adecuada regulación de las relaciones de vecindad, imponiendo idénticas
restricciones y limitaciones a todos los fundos que se encuentren en igual
situación al supuesto de hecho legalmente previsto, de forma que no exista la
concesión de una ventaja o utilidad concreta a uno de ellos en perjuicio de
otro.

You might be interested:  Delito de danos que no exceda de 400 euros

En suma (Sentencia de
la AP Salamanca 14.2.

2005) el artículo 591 del Código Civil recoge una regla
de vecindad relativa a distancias, establecedora de límites recíprocos en los
derechos de propiedad sobre fincas colindantes, de marcado carácter rústico o
agrario, aunque hoy en día sea aplicable a otros ámbitos, como el de las
urbanizaciones privadas (STS.

de 28 de mayo de 1986) o incluso el urbano
(jardines y patios de un inmueble urbano; STS. de 19 de mayo de 1989).

La
prohibición de plantar árboles a menor distancia de la establecida en el
artículo 591 del Código Civil tiene la finalidad de regular pacíficamente la
convivencia entre vecinos a través del respeto a la integridad y libertad del
uso de los fundos, siendo una limitación recíproca que favorece igualmente
a las dos fincas colindantes, naciendo el derecho a que se arranquen los
árboles plantados con infracción de las distancias previstas desde el mismo
momento de la plantación y persistiendo durante toda la vida del árbol (SAP. de
Baleares (Sección 3ª) de 25 de octubre de 2002).

C) ANTECEDENTES DE HECHO:  En el supuesto fallado por la sentencia de la Sala 1ª de lo Civil del Tribunal
Supremo, de 21 de octubre de 2015, laComunidad
de Propietarios actora interpuso demanda frente a la vecina comunidad de
propietarios, al amparo de lo establecido en los artículos 591 y 592 del Código
Civil.

Se afirmaba en la demanda que la demandada tiene plantados a unos 50
cms.

de la valla metálica que separa ambas propiedades diez árboles de gran
altura y otros once que exceden de la condición de simples arbustos o árboles
bajos, de especie chopos o álamos, que le causan graves perjuicios, en cuanto
ramas y troncos de los mismos invaden su finca, le privan de aire y luz,
ensucian sus instalaciones y las raíces suponen una seria amenaza para el vaso
de la piscina, por lo que solicitaba, con carácter principal, que fueran
arrancados los árboles y, con carácter subsidiario, que se proceda a cortar las
ramas que invadan o lleguen a invadir la finca de la comunidad demandante, más
una indemnización por los daños y perjuicios que se le han causado y se le
sigan causando mientras se mantenga la actual situación.

La comunidad de
propietarios demandada se opuso alegando la excepción de prescripción y sostuvo
la improcedencia de arrancar los árboles, al no ser ciertos los perjuicios que
se denuncian en la demanda y existir aquellos con anterioridad a la
construcción de la piscina y a la constitución de la comunidad demandante, así
como que se trata de especies protegidas por lo que no pueden ser arrancados
salvo daño a tercero y los existentes en su finca no producen daños, siendo
adecuada la distancia a la que están plantado; sostiene en definitiva que,
siendo la finca donde está ubicada la comunidad demandada, así como su jardín,
anteriores a la finca donde está constituida la comunidad de propietarios
demandante y no acreditado por ésta que los árboles se plantaran con
posterioridad a la construcción de la piscina, lo dispuesto en el párrafo 2º
del artículo 591 del Código Civil (EDL 1889/1), hace inviable su pretensión, en
cuanto sólo es posible solicitar el arranque de los árboles que “en
adelante” se plantaran a menor distancia de su heredad. Invoca también en
apoyo de sus pretensiones la normativa medioambiental, tanto municipal como
autonómica.

El Juzgado de Primera
Instancia dictó Sentencia con fecha 26 de octubre de 2011,  en la que se “…condena a la demandada a podar
a su costa, las tramas de los árboles objeto de este procedimiento de forma que
no invadan la propiedad de la parte demandante, reiterando esta poda de forma
regular en el tiempo con la misma finalidad. No se efectúa expresa condena en
costas”.

La Sección 20ª de la
Audiencia Provincial de Madrid, dictó sentencia con fecha 21 de mayo de 2013,
cuyo fallo es como sigue: “Se Estima el recurso de apelación interpuesto
por la representación procesal de la Comunidad de Propietarios, contra la
sentencia dictada por  el Juzgado de a
Instancia n° 18 de los de Madrid de fecha 26 de octubre de 2011 , en los autos
de procedimiento ordinario n° 1106/2010, la cual se revoca en parte, en el
siguiente sentido: …….se le condena a que de manera inmediata y a su costa,
tale o trasplante, con destoconado y eliminación de raíces los árboles y
arbustos o árboles menores, existentes en la finca de su propiedad y que se
encuentren a menos de dos metros los primeros y 50 cms. los segundos, de la
línea divisoria de las fincas de ambas comunidades, con apercibimiento de que
de no hacerlo se llevará a cabo a su costa”.

C) El artículo 591
del Código Civil,
tras señalar las distancias que las plantaciones han de
respetar respecto de la heredad vecina, dispone que «todo propietario tiene
derecho a pedir que se arranquen los árboles que en adelante se plantaren a
menor distancia de su heredad».

Frente a la postura
seguida por el Juzgado de Primera Instancia, la Audiencia sostiene que «el
derecho que con carácter general se otorga a todo propietario dentro de ese
entramado recíproco de derechos y obligaciones que se derivan de las relaciones
de vecindad aquí existentes, no puede quedar limitado o condicionado por el
momento en que adquirió la propiedad quien se siente perjudicado, sino sólo por
el hecho objetivo y acreditado de la existencia de plantaciones a menor
distancia de la debida y por la existencia de perjuicios, que no viene obligado
a soportar. La referencia temporal que se hace a la plantación, entendemos
viene referida al momento de vigencia de la norma, que lo fue cuando entró en
vigor el código civil, de manera que afecta a los árboles que se planten a
partir de ese momento».

You might be interested:  La pena de alejamiento y de comunicacion con la victima

No obstante, esta
Sala entiende que la interpretación sostenida por la sentencia impugnada es la
correcta conforme al espíritu y finalidad de la norma, con independencia de que
la propia Audiencia de Madrid (Sección 8ª) hubiera mantenido una postura
contraria en sentencia núm.

479/2008, de 3 de noviembre, de modo que es a
partir de la entrada en vigor del Código Civil, que contiene dicha norma,
cuando han de respetarse tales distancias y es para las plantaciones
posteriores a dicha entrada en vigor para las que se establece el derecho del dueño
perjudicado a solicitar que se arranquen las que no la respeten.

Se trata de
proteger a los propietarios en las relaciones de vecindad, la cuales imponen
obligaciones recíprocas a cada uno de ellos,
y no parece acorde con dicha
finalidad que no pueda ejercerse tal derecho por la circunstancia de que se
haya adquirido la propiedad existiendo ya las plantaciones que infringen lo
dispuesto por la norma, cuando la propiedad se adquiere con los derechos
inherentes a la misma y, en concreto, no ha de excluirse el presente.

www.gonzaleztorresabogados.com

Arranque de los arboles que no respetan las distancias debidas

Artículo 591 Código Civil: explicación y recursos relacionados 2022

El artículo 591 del Código Civil determina las distancias mínimas que deben respetar las plantaciones entre fincas. Además, autoriza al vecino perjudicado para exigir que se arranquen las plantas que no respeten estas distancias.

Esta norma es muy utilizada en los conflictos entre vecinos de urbanizaciones, chalets y unifamiliares. En ocasiones, las plantas pueden provocar daños en la valla, la medianera o el terreno colindante. Ante estas situaciones, quien haya sufrido estos daños podrá exigir que se retire la vegetación, se reparen los daños y se le indemnice.

Redacción del artículo 591 Código Civil

No se podrá plantar árboles cerca de una heredad ajena sino a la distancia autorizada por las ordenanzas o la costumbre del lugar, y, en su defecto, a la de dos metros de la línea divisoria de las heredades si la plantación se hace de árboles altos, y a la de 50 centímetros si la plantación es de arbustos o árboles bajos.

Todo propietario tiene derecho a pedir que se arranquen los árboles que en adelante se plantaren a menor distancia de su heredad.

Artículo 591 del Código Civil.

Explicación del art. 591 Código Civil

Como hemos indicado, el art. 591 CC determina la distancia mínima que deben respetar las plantas respecto a la línea divisoria con la propiedad del vecino. Esta norma es subsidiaria, lo que determina que si hay una ordenanza municipal que la contravenga, en primer lugar se aplicará la ordenanza.

Por tanto, antes de iniciar reclamaciones basadas en el artículo 591 del Código Civil habrá que comprobar qué dicen las ordenanzas del lugar.

Aunque esta norma pretenda ser bastante precisa, lo cierto es que en la práctica genera muchos problemas entre vecinos. Especialmente si habitan chalets o unifamiliares con jardín.

El objetivo de la norma: no intromisión de la vegetación en el terreno ajeno

Este artículo trata de limitar la invasión medioambiental que puede representar la propia vegetación. Así, si una trepadora invade una medianera puede provocar problemas de humedad al vecino. En caso de que este tenga setos o plantas también podría producirles estrangulamiento o estrés hídrico.

La razón de que se establezca una distancia superior para los “árboles altos” radica en que estos pueden aprovechar el sustrato del vecino o arrojarle sombra, perjudicando sus cultivos o el uso de su jardín.

En definitiva, se trata de una servidumbre que trata de evitar las lesiones que un propietario puede sufrir del hecho de que la vegetación del vecino invada su finca.

La clasificación de la vegetación invasora

El principal problema interpretativo del artículo es que la determinación de si una planta es un “árbol alto”, un “arbusto” o un “árbol bajo” es tremendamente casuística.

De hecho, en caso de solicitarse ante los tribunales el arrancamiento de la misma convendrá contar con un peritaje del seguro, el testimonio de un jardinero u otros medios que puedan determinar el tipo de planta y, en su caso, los daños provocados por la misma.

Arranque de los arboles que no respetan las distancias debidasEl artículo 392 del Código Civil define la comunidad de bienes

Las consecuencias de la solicitud de arranque de la vegetación invasora

Cabe remarcar que el artículo 591 del Código Civil nada dice de los daños provocados al vecino por la proximidad de las plantas. De modo que este puede exigir su arranque incluso en el caso de que su finca no haya sido perjudicada.

En caso de que sí concurran daños podrá, además, exigir su reparación y/o una indemnización.

Jurisprudencia destacada relacionada con el artículo 591 CC

Algunas de las Sentencias destacadas en relación con este artículo sobre el arranque de vegetación próxima a la divisoria son:

[Estamos trabajando en ello]

  • STS 512/2014, de 2 de octubre de 2014.

Recursos relacionados con el art. 591 CC

A continuación incluimos algunos recursos interesantes para quienes necesiten saber más sobre el derecho de arranque de árboles cuando no se respetan las distancias debidas.

[Estamos trabajando en ello]

  • Artículo 388 del Código Civil.
  • Artículo 592 del Código Civil.

La distancia a la linde para plantar árboles y arbustos

Los árboles y arbustos no se pueden plantar más que a la distancia mínima que marca la normativa. La finalidad de la norma es evitar que las raíces se aprovechen del suelo ajeno y las ramas priven a la parcela del vecino de aire y luz.

1º.- En primer lugar hay que acudir al Ayuntamiento a comprobar si hay alguna ordenanza municipal que regule la distancia de plantación. Estas ordenanzas no pueden marcar una distancia menor de la que señala el Código Civil.

2º.- En caso de no haber también merece la pena indagar si en la zona hay alguna costumbre particular en las distancias de plantanción (se puede localizar preguntando también en el ayuntamiento, en los organismos competentes de cada Comunidad Autónoma….).

Si necesitas algún documento legal agrario puedes adquirirlos en nuestra tienda on line: Los documentos y formularios más útiles para el derecho agrario: http://tienda.agronewscastillayleon.com/

3º.- Sino será de aplicación el art.

You might be interested:  Perdida puntos infracciones trafico

591 Código Civil: “No se podrá plantar árboles cerca de una heredad ajena sino a la distancia autorizada por las ordenanzas o la costumbre del lugar, y es su defecto, a la de 2 metros de la línea divisoria de la heredad si la plantación se hace de árboles altos y de 50cm si la plantación de de arbustos o árboles bajos. Todo propietario tiene derecho a pedir que se arranquen los árboles que en adelante se plantaren a menor distancia”

Marca: – 50 cm para arbustos (ej, trepadoras, rosales, arbustos…..) y árboles bajos.

  • -2m para árboles altos.
  • Esta norma del Código civil se aplica para todo: en finca urbana y en finca rústica.
  • La doctrina y jurisprudencia viene a señalar que habrá que acudir en cada caso concreto a dictámenes periciales para determinar qué árboles tienen la consideración de altos y bajos.
  • Pero también señalan que siempre que se pueda controlar el crecimiento de un árbol o se utilicen para formar setos vivos tendrán la consideración de árbol bajo (ej, cipreses para formar setos: STS 19-5-1980)
  • 4º.- Finalmente para zonas agrícolas y pradera: trancribo el Real Decreto 2661/1967 de 19 de octubre,
  • Artículo 1° En aplicación de las facultades que a la Administración Pública confiere el artículo 591 del Código Civil, las distancias mínimas que deben observarse en las plantaciones de las especies forestales que se indican serán, en defecto de lo dispuesto por ordenanzas locales o costumbres de la misma naturaleza, las establecidas por el presente Decreto.

Artículo 2° Como medida general para la plantación de árboles forestales en las colindancias con cultivos agrícolas deberá respetarse las siguientes distancias: especies de coníferas o resinosas, tres metros, especies de frondosas, cuatro metros; especies del género eucalipto, seis metros. Cuando la colindancia se refiera a terrenos de pradera, las distancias anteriores se disminuirán en un metro para todas las clases de especies consideradas.

Artículo 3°

1.

El propietario de una finca de cultivo agrícola o de pradera que se considere perjudicado por una plantación o repoblación realizada en la finca colindante, aun cuando en ella se hubieran respetado las distancias establecidas en el artículo anterior, podrá presentar la oportuna reclamación razonada, acompañada de la documentación que juzgue oportuna, en la Jefatura Agronómica a cuya jurisdicción administrativa pertenezca el predio.

2. Dicha reclamación deberá formularse en el plazo de seis meses, contados a partir de la fecha de la plantación o repoblación.

Artículo 4.° El propietario de una finca que desee realizar la plantación con especies forestales a distancia inferior de lo previsto en el artículo 2.°, por estimar que debido a circunstancias especiales no puede ocasionar perjuicio al colindante, podrá presentar la oportuna solicitud razonada en la Jefatura Agronómica, a cuya jurisdicción administrativa pertenezca el predio.

  1. Una advertencia final, algunas sentencias consideran que si transcurren más de 20 años con los arboles/arbustos plantados a distancia inferior a la marcada se pueden tener derechos adquiridos (prescripción adquisitiva) y ya no se podrán quitar, por eso recomiendo no dejar pasar ese plazo y advertir antes al vecino por escrito de forma fehaciente (telegrama o burofax con acuse de recibo o carta certificada con acuse de recibo) que debe quitar esas plantaciones.
  2. Igualmente transribo los artículos del Código Civil:
  3. Artículo 591 Código Civil
  4. No se podrá plantar árboles cerca de una heredad ajena sino a la distancia autorizada por las ordenanzas o la costumbre del lugar, y en su defecto, a la de dos metros de la línea divisoria de las heredades si la plantación se hace de árboles altos, y a la de 50 centímetros si la plantación es de arbustos o árboles bajos.
  5. Todo propietario tiene derecho a pedir que se arranquen los árboles que en adelante se plantaren a menor distancia de su heredad.
  6. Artículo 592. código Civil
  7. Si las ramas de algunos árboles se extendieren sobre una heredad, jardines o patios vecinos, tendrá el dueño de éstos derecho a reclamar que se corten en cuanto se extiendan sobre su propiedad, y, si fueren las raíces de los árboles vecinos las que se extendiesen en suelo de otro, el dueño del suelo en que se introduzcan podrá cortarlas por sí mismo dentro de su heredad.
  8. Artículo 593 Código Civil Los árboles existentes en un seto vivo medianero se presumen también medianeros, y cualquiera de los dueños tiene derecho a exigir su derribo.
  9. Exceptúanse los árboles que sirvan de mojones, los cuales no podrán arrancarse sino de común acuerdo entre los colindantes

¿Y qué pasa si tu talas el árbol? te podría llegar a demandar por daños y perjuicios (por los daños que le has causado al árbol) e, incluso, se podría querellar contra tí por la comisión de un delito de realización arbitraria del propio derecho, previsto en el art. 455 del Código Penal (“El que, para realizar un derecho propio, actuando fuera de las vías legales, empleare violencia, intimidación o FUERZA EN LAS COSAS, será castigado con la pena de multa de seis a doce meses.” .

  • OBLIGACIONES Y RESPONSABILIDADES DE LOS PROPIETARIOS DE ARBOLES
  • Nuestro Código Civil en su artículos 390, 391 y 1908 nos habla de las obligaciones y responsabilidades de los dueños de los árboles:
  • Responsabilidades de los dueños de los árboles que amenazan con caerse

Art. 390 Cuando un árbol corpulento amenazare caerse de modo que pueda causar perjuicio a una finca ajena o a los transeúntes por una vía pública o particular, el dueño del árbol está obligado a arrancarlo y retirarlo; y si no lo  verificare se hará a su costa por mandato de la autoridad.

  1. Art. 391
  2. En los casos de los dos artículos anteriores, si el edificio o árbol se cayere, se esta a los dispuesto en los artículos 1907 y 1908
  3. Responsabilidad por daños producidos por su caída:
  4. Articulo 1908.
  5. 3ºIgualmente responderán los propietarios de los daños causados:
  6. 3º Por la caída de árboles colocados en sitios de tránsito cuando no sea ocasionado por fuerza mayor
  7. Celia Miravalles Calleja (abogado AgronewsCastillayLeón)

Para consultas on-line, telefónicas o en nuestra oficina de Valladolid (c/ San Ignacio nº 11- of 9) puedes pedir cita y presupuesto en tfo. 630 90 30 68 /  983343960,  o  en [email protected]